danica music

Foto de @pressfoto en Freepik

La forma de alcanzar nuestros objetivos parte por definirlos bien, medir lo que importa y que todos puedan entender e identificar lo que es más importante hacer para la organización.

Como dice Steve Covey, uno de los hábitos de la gente altamente efectiva es “Comenzar con el fin en mente” y esto se aplica también para las organizaciones. En ese contexto, la misión y visión en las empresas definen ese fin y reflejan la máxima ambición de la organización.

A pesar de su importancia, en nuestro artículo anterior “Por qué no basta con hablar de la misión y la visión de tu empresa” nos referimos a que las declaraciones de Misión y Visión son insuficientes para alinear a las personas que trabajan en ella hacia una meta común.

En este artículo mostraremos una solución para convertir la misión y visión en una meta superior que permita alinear y simplificar la comunicación del rumbo a seguir.

Recordemos que la Misión de una empresa responde a su razón de existir y señala quiénes se ven afectados (positivamente) por su existencia. Por otra parte, la Visión de una empresa ayuda a visualizar su posición en el futuro si cumple exitosamente su misión.

Meta Superior

La meta superior es el propósito a largo plazo de la empresa, siendo el norte a seguir. Es una combinación de la misión y visión.

Debe ser:
  • Inspiradora: Motivando a los diferentes equipos de la empresa a cumplir esté último fin
  • Creíble: Un objetivo ambicioso pero alcanzable
  • Sencilla: Todos son capaces de entenderlo

Una forma de estructurar una meta superior es:

Meta Superior = Visión + Misión

Para el caso de Walmart, por ejemplo, su Meta Superior es:

“Ser el líder mundial en retail (Visión) a través de la ayuda a nuestros clientes a ahorrar para que puedan vivir mejor (Misión)”

Sin embargo, tener esta meta en la mente es solo el inicio, podemos querer llegar a la cima de la montaña, pero no vamos a llegar sin recorrer el camino. Como dice John Doerr, esta tarea no es sencilla:
“Las ideas son fáciles. La ejecución lo es todo”

Implementación de la estrategia

¿Pero qué tenemos que hacer para llegar ahí? ¿Cómo podemos lograr cumplir y ejecutar esta meta superior? Para lograr implementar y ejecutar cualquier estrategia es importante sostener su entendimiento por parte de los equipos en el tiempo.

Una investigación de Harvard Bussines Review muestra que en promedio el 95% de los empleados no conocen ni comprenden la estrategia de su organización.

Es por esto, que es muy importante hacer todos los esfuerzos necesarios para construir una estrategia clara, medible y de fácil acceso, que todos puedan entender e identificar qué es lo más importante que hay que hacer hoy para avanzar hacia nuestra Meta Superior.

Una manera de hacer la estrategia clara y medible es a través de los “Objectives and Key Results”, también conocidos como OKR en español: “Objetivos y Resultados Clave”. Es una metodología creada por el ex CEO de Intel, Andrew Grove, a fines de los 70 e implementada por Google desde 1999 hasta el día de hoy (en nuestros siguientes artículos continuaremos profundizando sobre esta metodología).

¿Por qué OKRs?

Algunas de las ventajas de implementarlos son:
  • Permiten definir claramente los objetivos y medir lo que importa identificando el porqué de las cosas.
  • Generan transparencia en la comunicación, alineando a todos en la empresa.
  • Permite realizar un seguimiento del progreso en la implementación de la estrategia, levantando alertas tempranamente en caso de requerir ajustes.
  • Los ciclos ciclos de planificación cortos permiten ajustes más rápidos y una mejor adaptación al cambio especialmente, en tiempos complejos como los que estamos viviendo donde es necesario adaptarse a las circunstancias.

En The Canvas Group, como consultora de estrategia e innovación, recomendamos partir con la meta superior, y luego diseñar los OKRs estratégicos. Este nuevo concepto se define como una bajada de los focos estratégicos a objetivos que nos permiten establecer metas de largo plazo y nos ayudan alcanzar nuestra ambición​.

La utilización de los OKRs estratégicos, implica que los equipos definen cómo contribuir para ejecutar la estrategia a través del trabajo del día a día, preguntándose: “¿Qué tenemos que hacer para aportar en el cumplimiento de la estrategia?”.

Bajo la mirada de la estrategia, este ejercicio es fundamental para que desde los equipos salgan aportes y nuevas ideas para contribuir, generándose de esta manera una alineación vertical.

En The Canvas Group apoyamos a las organizaciones para ejecutar efectivamente los OKRs y así implementar exitosamente la misión y visión. No dejes de revisar nuestras próximas publicaciones en las que seguiremos hablando de esta metodología o si te interesa conocer más detalles sobre nuestro plan OKR by Canvas no dejes de visitar nuestra página, te invitamos a contactarnos para un demo o workshop OKR.


OTRAS PUBLICACIONES